Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

En marcha, polos de desarrollo para atraer inversiones en el DF

Publicado el 07 Julio 2014
inversioncdmx.jpg

Lunes 7 de julio de 2014. Un conjunto de polos de desarrollo económico que busca atraer inversiones privadas e involucrar a académicos y organizaciones sociales está en marcha en la ciudad de México, con la idea de revertir una tendencia que por décadas ha alejado a la población de sus centros laborales, a los que debe trasladarse en trayectos que pueden durar incluso horas.

La premisa de la planeación que está en marcha es que la gente tiene que vivir cerca de donde trabaja", explicó Simón Levy Dabbah, director general de PROCDMX, empresa paraestatal del gobierno del Distrito Federal que está involucrada en concretar la iniciativa.

A la fecha está en marcha la creación de la Ciudad de la Salud en la zona de Tlalpan, en el sur del Distrito Federal, un polígono en el que se asientan los institutos nacionales de salud y varios centros hospitalarios privados y que tiene una de las concentraciones de camas de hospital más grandes de América Latina.

"El primer punto es planeación. Que ésta se oriente a proveer más y mejores servicios para las personas que viven en esas zonas y a partir de ahí propiciar una regeneración de esos puntos de la ciudad", explica Levy Dabbah, quien antes de incorporarse a su actual responsabilidad dirigía, desde Pekín, un fondo de inversión que llevaba empresas mexicanas a China.

La Ciudad de la Salud es el primero de varios proyectos similares que PROCDMX espera concretar en los siguientes años. En la zona hospitalaria de Tlalpan hay una población flotante de 56 mil personas entre las 5:30 de la mañana y las 15:30 horas, que acude a consultas o visitar enfermos. Muchos vienen de otras partes del país y literalmente deben dormir en los carros, a falta de una infraestructura accesible.

"Buscamos planeación urbana, hacer un reordenamiento que permita sentar las bases de un polo de desarrollo económico, que haya sitios para que la gente con familiares hospitalizados, que duerman y coman y en todo ello involucrar a los residentes de la zona" y atraer inversiones privadas para financiar esos proyectos, ejemplifica.

Otros proyectos en los que PROCDMX trabaja son el desarrollo de la Ciudad Administrativa, en un polígono donde se encuentra una planta de asfalto en Coyoacán, además de un corredor cultural que partiría desde el centro de transporte multimodal de Chapultepec.

“La premisa de toda la planeación es que la gente debe vivir cerca de donde trabaja. Eso es fundamental. Empezar a trabajar con la planeación de estos proyectos para hacer que la gente con menos recursos, con menos posibilidades económicas, pueda regresar desde la periferia hacia donde ha sido orillada a la ciudad.

Se trata de crear un sentido de comunidad. Cuando la población está orgullosa de sus servicios, de su pavimento, luminaria, banqueta, etcétera, es cuando se empieza a ganar terreno a la inseguridad, donde se empieza a generar sentido de convivencia y se comienza a restablecer el tejido social”, argumenta.

PROCDMX, explica, es una paraestatal creada en 2007, que después de operar con pérdidas por 35 millones de pesos ahora ha logrado capitalizacón de 293 millones de pesos. Genera 40 por ciento de sus ingresos, con proyectos como un estacionamiento subterráneo en la Plaza de la República, a un costado de Paseo de la Reforma, que está concesionado a una empresa particular.

El objetivo de los proyectos en trabaja PROCDMX que una vez concluidos serán sometidos a consulta con el órgano legislativo de la ciudad y los vecinos de las zonas involucradas, es revertir la lógica de "expulsión de habitantes" que ha regido en la ciudad por varias décadas.

"No se trata de hacer obras de infraestructura de gran calado que propicien las distancias entre las zonas de residencia y las de trabajo. Se necesita favorecer la cercanía, propiciar la redensificación. Es falso que en la ciudad no haya terrenos; lo que hay son grandes zonas subutilizadas, a las que se deben llevar servicios públicos mejores", asegura.

Por Roberto González Amador
La Jornada